Nutrición en el embarazo

La salud de la madre antes de quedarse embarazada es muy importante. Si esta tiene sobrepeso u obesidad, pueden existir complicaciones durante el embarazo que nadie desea (diabetes gestacional, hipertensión, colesterol elevado, sobrepeso en el niño…).

Además, a día de hoy se ha constatado que el tipo de alimentos que tomemos durante esta etapa pueden modificar la forma con que se expresan o reprimen ciertos genes, conociéndose este campo de estudio como epigenética.

Es decir, no solo les estamos transmitiendo una carga genética a nuestros descendientes, sino que también somos los responsables de que ciertos genes se repriman de por vida (evitando por ejemplo aquellos que aumentan la probabilidad de sufrir problemas cardiovasculares), o que se expresen.

El embarazo supone una situación fisiológica especial que necesita unas recomendaciones dietéticas específicas. Se aumentan los requerimientos nutricionales para el óptimo crecimiento y desarrollo del feto.

Es por esto, que es un buen momento para movernos e introducir alimentos reales en nuestra alimentación. Entendemos por alimentos reales a todos aquellos que no han sido procesados para una larga duración, conservación, aumento del sabor, etc, o que han sido mínimamente procesados.

La gran duda que tienen muchas madres y que muchas de ellas llevan a cabo es comer más de la cuenta durante el periodo de gestación. La frase «hay que comer por dos» acompaña a una mujer durante los nueve meses de gestación; ¿esto es cierto? No. Rotundo. En el primer trimestre, las calorías extras son 0, a partir de segundo trimestre habrá que aumentar unas 150-200Kcal. En el tercer trimestre, el aporte calórico extra será de 250-300Kcal. ¡¡¡Muy lejos de comer por dos!!!!

Además, el estado nutricional que presente la madre condicionará la calidad de la leche materna durante la lactancia. En la lactancia materna, se recomienda un aporte calórico extra de 500Kcal. Hacer una mala dieta hará que la leche sea de peor calidad.

Busca una solución nutricional a algún posible problema digestivo típico del embarazo, como estreñimiento, vómitos o náuseas, reflujo gastroesofágico…

Precauciones alimentarias en el embarazo

Además del jamón o los embutidos, las embarazadas deben llevar unas mínimas precauciones para evitar problemas mayores.

  • No tomar leche crudapor la presencia de microorganismos patógenos
  • Cocinarbien los alimentos
  • Evitar la contaminación cruzada. Disponer de diferentes tablas para manipular los alimentos evita dicha contaminación
  • No consumir patépor riesgo de listeria
  • No abusar de los pescados grandes (mero, lucio, marrajo)por contener más cantidad de metales pesados
  • La carne, pescados, mariscos o repostería es mejor comprarlos refrigerados, congelados o ultracongelados para evitar la presencia de microorganismos y si son frescos, cocinarlos lo antes posible y que estén bien cocinados
  • Evitar embutidos crudos curados, como el jamón por el riesgo de toxoplasmosis. Si se pueden tomar, si se ha cocinado. En el caso de dar positivo, es decir tienes anticuerpos, podrías comerlos, pero al ser un alimento crudo, mi recomendación es que los evites
  • Carne de caza cazada con perdigones de plomo.
  • Limpiar bien las frutas y verduras que se van a comer crudas. Es aconsejable utilizar lejía alimentaria.

 

Siguiendo estas sencillas prácticas, podemos llevar una alimentación segura durante el embarazo.

Aumentar de peso en el embarazo

La ganancia de peso de la madre durante el embarazo depende mucho del IMC que esta tenga justo antes de quedarse embarazada. Es importante saber que tener un peso adecuado antes de quedarse embarazada facilita el proceso mucho.

Por ejemplo, una madre con un IMC saludable, dentro de su peso «normal» para su altura, debe coger en torno a 11 y los 16 kg de peso. Sin embargo, una mujer con sobrepeso debería coger en torno a los 7-11 kg durante el embarazo. Si la madre tiene obesidad (IMC superior a 30), durante la etapa de gestación debería aumentar su peso en torno a los 5-9 kg. Por lo tanto, aunque tengas sobrepeso u obesidad, debes de aumentar de peso y evitar hacer dietas restrictivas para perder peso. Ya habrá tiempo para perderlo, ahora lo más importante es tu salud y la de tú bebé.

Si tienes dudas de alimentación antes o durante tu embarazo, ponte en contacto conmigo y estaré encantado de atenderte.

Tarifas

Precio: 1ª Consulta 40€ más dieta personalizada de 2 semanas

Posteriores consultas quincenales 22€

Ponte en contacto